¡El Brexit está aquí! A partir de este sábado 1 de febrero de 2020, el Reino Unido ya no será un país europeo. Esto tiene consecuencias importantes para su empresa si trata con proveedores del Reino Unido o si tiene clientes británicos. Si bien todavía hay mucha incertidumbre sobre cómo va a afectar el proceso a las empresas europeas, en esta publicación compartimos información útil para usted, el propietario de una empresa estonia.

¿Por qué debería preocuparme?

Los aspectos más problemáticos del Brexit afectan a las empresas que se ocupan de bienes físicos. Como empresa Estonia establecida a través del Programa e-Residency, esto no debería ser inicialmente un problema para vosotros, ya que se supone que la actividad de vuestro negocio sucederá en el mundo digital.

Si bien las empresas de FBA y dropshipping no se ocupan directamente de los productos, y es Amazon o el proveedor de dropshipping el responsable de almacenar y entregar dichos productos, probablemente sí les afectará. Es importante que os informéis sobre algunos aspectos importantes, como el etiquetado de productos, normas, aduanas y demás. A medida que se desarrolla Brexit, se deberán aplicar diferentes medidas, por lo que habrá un período de incertidumbre que se extenderá al menos durante 2020.

A partir del 1 de febrero de 2020, el Reino Unido ya no será miembro de la UE. El período de transición durante el cual el Reino Unido y la UE acordarán las condiciones comerciales futuras será del 1 de febrero al 31 de diciembre de 2020.

¿Cómo me afecta a mí?

La libre circulación de mercancías entre la UE y el Reino Unido continuará durante el período de transición y nada cambiará en el día a día. Las condiciones de viaje y el movimiento de mercancías y paquetes entre la UE y el Reino Unido, así como los trámites aduaneros, seguirán siendo los mismos.

Durante este período, aseguraos de permaneced informados sobre los últimos desarrollos y cómo os afectan. Haremos todo lo posible para comunicar cambios importantes y noticias que puedan potencialmente afectar a vuestro negocio.

Pero mucho más allá de los bienes, un aspecto importante que afecta a todas las empresas, incluidas las empresas digitales, es el VAT. A partir del 1 de febrero, el Reino Unido ya no se considera un país europeo, sino un «tercer país». Está fuera del área de VAT.

Eso significa que NO debéis aplicar VAT a vuestros clientes del Reino Unido, ni siquiera el intracomunitario (0% de IVA) para las empresas con un número de VAT. Los números de VAT del Reino Unido (que comienzan con GB) ya no se consideran válidos. Vuestros proveedores no deberían aplicaros ningún VAT del Reino Unido.

Cómo minimizar los problemas tras el Brexit con vuestros clientes y proveedores británicos

Para minimizar los riesgos potenciales, la oficina de impuestos ha compartido una serie de recomendaciones, por lo que os recomendamos que:

  • reviséis las reglas para tratar con terceros países (cuestiones aduaneras, reconocimiento mutuo, etiquetado de productos, normas, etc.)
  • sigáis la evolución de la legislación de la UE (se prevén una serie de medidas especiales debido a la salida del Reino Unido de la UE)
  • consultéis cómo se consideran los bienes y servicios vinculados al mercado del Reino Unido en otros acuerdos internacionales que se adopten en la UE
  • comenzar los preparativos específicos del sector comparando la legislación vigente de la UE con el Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA) UE-Canadá.

Para obtener más información sobre el período de transición, consulte la página web de la Oficina de Hacienda de Estonia sobre Brexit.

También puede comunicarse con la oficina de Impuestos y Aduanas si tiene más preguntas: (+372) 880 0814 o tolliinfo@emta.ee.

Conclusión

El Brexit es ya una realidad. En un par de horas (desde la publicación de este artículo), el Reino Unido dejará de ser un país europeo. En este artículo, analizamos las consecuencias del Brexit desde un punto de vista práctico para las empresas estonias establecidas a través del Programa e-Residency.