Hoy quiero contaros la experiencia que me llevó a abrir una empresa en Estonia. Esa decisión cambió mi vida. Si eres un freelancer, autónomo, emprendedor o quieres tener tu propia empresa, estoy convencido de que también puede cambiar la tuya.

¿Por qué abrir una empresa en estonia?

Hace unos años, mi pareja y yo decidimos convertirnos en nómadas digitales, recorriendo el mundo y trabajando con nuestros portátiles dondequiera que hubiera una buena conexión a internet. Solo había un cabo suelto: cómo tener una empresa que nos permitiera hacerlo.

Yo tenía una empresa en España, pero gestionarla era una auténtica pesadilla. Necesitaba un contable porque para mí era como leer chino. No era capaz de comprender cómo cumplir con mis obligaciones, hacer los impuestos, los 303s, 390s, 130s…

Y es que la dura realidad es que la administración española no está preparada para nómadas digitales, freelancers o incluso startups. En España, si eres un diseñador o un desarrollador que simplemente quiere tener clientes y cobrar por lo que trabaja, estás perdido.

¿Y en qué se traduce eso? En una economía sumergida alimentada por un nutrido grupo de autónomos que trabajan en negro o cobran la mitad de sus facturas en B porque no podrían vivir con lo que facturan si tuvieran que pagar la cuota de autónomo y los impuestos. Esta situación es un desastre, y no es culpa del autónomo o el empresario.

En mi caso, un año llegué a pagar casi 30k€ euros en impuestos. No os creáis que estaba nadando en la abundancia. Más bien, cuando miraba mi cuenta bancaria me daban ganas de llorar. Llegué a desarrollar un reflejo de Pavlov que me provocaba un tic en el ojo cada vez que recibía un email de mi contable.

Lo peor de todo no eran los números, sino no entender, cuando me llegaba una nueva «derrama», por qué estaba pagando lo que estaba pagando, o qué podía o no podía desgravarme. Era incapaz de entender nada de mi empresa.

La Cuota de Autónomo

Por si el sistema de impuestos no fuera ya desastroso de por sí, hay que añadir la cuota de autónomo a la ecuación. Un impuesto revolucionario en toda regla que no solo es injusto -al no ser proporcional a tus ingresos- sino que nos pone en desventaja con el resto de Europa.

Por mucho que traten de embelesarlo con periodos de gracia iniciales, la realidad es que si tienes una empresa, estarás pagando más de 300 euros cada mes, tengas o no tengas ingresos.

Si no has viajado fuera puede parecer algo hasta «razonable», pero la mayoría de países civilizados de Europa (especialmente el norte de Europa, Inglaterra, Irlanda, Gibraltar, Noruega, y los países Bálticos) tienen el concepto de micro-empresa. Este tipo de empresas está precisamente diseñada para este perfil de emprendedores en solitario y freelancers. Generalmente, disfrutan de una tasa de impuestos reducida o condiciones especiales.

abrir una empresa en estonia, Cómo Abrir Una Empresa En Estonia Cambió Mi Vida

Atrapado en mi propio negocio

A pesar de tener la libertad de trabajar como desarrollador desde casa, con startups de todo el mundo, me sentía atrapado.

Por un lado, como autónomo pagaba tantos impuestos, que acabé abriendo una empresa para tener un límite. Sin embargo, fue peor el remedio que la enfermedad, ya que ahora tenía que pagar mucho más a mi contable (120€ al mes), hacer la contabilidad, incluir muchos más conceptos, y un montón de historias extra.

¿El resultado? Estaba trabajando 65-70 horas a la semana y tenía la sensación de que nunca ganaba suficiente dinero.

Lo peor de todo era esa inseguridad de no saber qué estaba pasando a nivel de mi empresa.

En una ocasión, hacienda me multó porque mis clientes no habían realizado correctamente sus retenciones (si, me multaron a mí por algo que habían hecho mal ellos). Ya sabéis que hacienda es juez, jurado y verdugo. Pude evitar la segunda multa de recargo, pero la primera ha ido a las arcas del estado.

Eso es solo una anécdota de tantas. Posiblemente vosotros mismos tenéis historias similares que contar.

Un día decidí que había tenido bastante. Me decidí a buscar una solución para poder trabajar para vivir en lugar de vivir para trabajar.

abrir una empresa en estonia, Cómo Abrir Una Empresa En Estonia Cambió Mi Vida

Viaje a Letonia

En ese momento, era miembro de TechHub Madrid, una comunidad de startups ubicada en el Google Campus. A mediados de 2017, sin previo aviso, Google decidió cerrar TechHub para sustituirlo por su propia aceleradora. Por lo tanto, nos quedamos compuestos y sin co-working.

Como compensación por tan abrupto final, dado que acabábamos de pagar la cuota anual, nos ofrecieron un mes gratuito en cualquier otro TechHub del mundo. Hace tiempo que veníamos pasando un mes al año en otro país para conocer a la comunidad de emprendedores local, otras culturas y puntos de vista.

En medio de nuestra situación con la empresa, nos pareció una oportunidad perfecta.

Evaluando alternativas, aparte de Londres -que es muy caro-, el único otro lugar con TechHub en Europa era Letonia. Así que nos lanzamos a la aventura báltica. ????

Letonia es un país Europeo, pero muy asequible para vivir. Como el clima frío y lluvioso no es problema para mi (siendo de Murcia, he tenido sol y calor para el resto de mi vida), parecía el lugar perfecto para trabajar un mes.

Pasamos allí todo el mes de Julio, y me enamoré de la ciudad. Hablando con el community manager de TechHub, me habló del sistema de micro-empresa en Letonia, que está muy bien y tiene unas condiciones fiscales a años luz de España. En ese momento se me encendió la bombilla: «Hay vida más allá de España y la cuota de autónomo».

Mejorando lo presente: ¡Aquí llega Estonia!

abrir una empresa en estonia, Cómo Abrir Una Empresa En Estonia Cambió Mi VidaSin embargo, una empresa en Letonia todavía tenía problemas, como la necesidad de ir físicamente para según qué cosas. Además, necesitaría contratar un contable o una agencia que me llevara los impuestos, la cuenta bancaria… no era una solución perfecta para la vida nómada.

Hablando con un amigo que, aparte de gran diseñador, lleva siendo nómada digital años ya, le conté mis planes. Él me comentó: «échale un vistazo a Estonia, tienen un sistema llamado e-Residency que te permite abrir una empresa en remoto y operarla desde cualquier lugar«.

What???

La verdad que no me lo creía, de modo que le eché un vistazo al programa de e-Residency de Estonia. El concepto me parecía revolucionario, cuanto más leía, más me convencía. Al convertirte en e-Residente, te daban un ID con un chip digital que te permitía identificarte de manera segura con la administración estonia, firmar documentos y crear una empresa que podías gestionar desde el portátil…

Leí durante semanas todo lo que encontraba sobre el tema. También entré en contacto con multitud de nómadas digitales que se habían convertido en e-Residentes y ahora viajaban por todo el mundo mientras hacían negocios desde sus empresas en Estonia.

Al final, con toda la información en mis manos, me decidí a hacerlo. ¡Iba a fundar mi empresa en Estonia!

Vente a Estonia, Pepe…

El plan era bastante simple: abandonábamos España y comenzábamos nuestra vida nómada en Riga. Al mismo tiempo, nos haríamos e-Residentes y abriríamos nuestra empresa en Estonia. Desde ese momento, viajaríamos por todo el mundo operando nuestras empresas de manera remota.

Suena bien, ¿verdad?

abrir una empresa en estonia, Cómo Abrir Una Empresa En Estonia Cambió Mi Vida

Primara parada: Riga

A finales de Julio, antes de volver brevemente a Madrid, nos registramos en la PMLP Office en Riga como residentes en Letonia.

Paso 1: ✅

El siguiente paso fue hablar con nuestra casera de AirBnB para pedirle extender nuestro contrato un año. Ilze fue muy amable y nos confirmó sin problema.

Paso 2: ✅

El último paso fue el más complicado. Teníamos que cortar nuestros lazos con España. De modo que en un arranque zen, nos deshicimos de nuestras posesiones materiales (menos una maleta llena de ropa y una bolsa llena de gadgets), cerramos nuestros asuntos pendientes, y nos despedimos de nuestros amigos y familiares.

Paso 3: ✅

Convirtiéndonos en residentes virtuales en Estonia

Mientras vendíamos por wallapop o regalábamos todas nuestras posesiones materiales (no, la Apple TV no!), comenzamos el proceso de hacernos e-Residentes. Ojo, esto no tiene nada que ver con residir en Estonia fisicamente. Puedes seguir viviendo en España tan ricamente.

En este post hablo sobre cómo registrarse en detalle. En nuestro caso, el proceso tomó entre tres semanas y un mes.

Abriendo nuestras empresas

Finalmente, pude abrir mi empresa en Estonia. Ese momento ha marcado un antes y un después en mi vida. Atrás quedan las noches sin dormir, pensando en impuestos, modelos, retenciones, si había hecho bien la facturación, si me despertaría al día siguiente con un email desagradable en mi inbox…

Para mí, ahora es tan sencillo como subir mis facturas recibidas, mis facturas emitidas, y punto. Una vez al mes autorizo la transferencia correspondiente de impuestos, y punto. Eso me ha permitido poder centrarme en mi negocio.