Desde hace un tiempo, viajo por todo el mundo como nómada digital, con mi pareja, trabajando online. Visito un país diferente cada 3 o 6 meses. Mi oficina es diferente cada día. Gestiono mi propio negocio y soy el dueño de mi tiempo y mis horarios.

¿Suena bien, verdad? En este post, quiero explicarte lo que es un nómada digital, las ventajas e inconvenientes que tenemos, y cómo conseguir tu también la independencia de países, horarios y oficinas.

¿Qué Es Un Nómada Digital?

Si buscas «nómada digital» en Google, seguramente aparecerán multitud de fotos de adolescentes en la playa, con un MacBook Air, haciendo como que están trabajando. Esta visión está bastante alejada de la realidad de un nómada digital. Puedo asegurarte que sudando en una playa directamente bajo el sol no vas a sacar mucho trabajo adelante.

Lo que si es cierto es que hacerte nómada digital te abre un mundo de posibilidades. De repente, ya no estás atado a un lugar, una oficina, un jefe o un horario. Eres el dueño de tu tiempo, de tu vida, de tu trabajo. Puedes vivir en una isla en Tailandia, siempre que haya al menos buena conexión de internet.

El perfil de nómada digital es generalmente una persona ligada al mundo digital. Programadores, emprendedores, diseñadores, especialistas en marketing, escritores, bloggers… Cualquiera que pueda realizar una actividad online por la que alguien esté dispuesto a pagar algo.

Cuando descubres que todo lo que necesitas para trabajar es tu portátil (o incluso un iPad), te preguntas por qué estás pagando más de mil euros en Madrid por un piso cutre cuando por la mitad de dinero puedes estar disfrutando de un café en Riga, un Pad Thai en Tailandia, o un mate en Buenos Aires.

Ventajas Y Desventajas De Ser Nómada Digital

La independencia geográfica te cambia la vida por completo. Si tuviera que describirlo usando una sola palabra sería «libertad«. Libertad para visitar otros países y descubrir otras culturas, para trabajar a tu ritmo, para huir de los atascos y de las hipotecas, para escaparte un martes cuando sale el sol en un día de invierno…

El no tener coche, ni casa, y que todas mis posesiones quepan en mi maleta, es también liberador. Cuando limpias tu vida de todo lo que has estado acumulando durante años, descubres que menos es más. Que puedes vivir con muy poco, y que de todo lo que tienes, la mayor parte es superfluo o no añade nada a tu vida más que otro trasto.

Sin embargo, no todo es un camino de rosas. Ser nómada digital requiere, en primer lugar, un cambio de chip importante. Tienes que estar dispuesto a hacer sacrificios, y entender que te has convertido en el responsable último de tu futuro.

Tendrás que trabajar duro en tu propio negocio, quizás fines de semana o noches, y tendrás que tener en cuenta muchos aspectos de los que antes se ocupaban otros, como el conseguir clientes y mantenerlos mientras viajas por todo el mundo, o localizar el barrio más seguro, barato y bien conectado de Budapest.

Por lo tanto, ser nómada digital no es para todo el mundo. Si lo que te hace feliz es simplemente tener una casa grande, un buen sofá y una televisión enorm, quizás este estilo de vida no sea lo más apropiado para ti. Sin embargo, si la perspectiva de recorrer el mundo, y la libertad tienen más peso para ti que la aparente seguridad de una vida estable, sigue leyendo.

nómada digital, Cómo Convertirte En Nómada Digital

Pasos Para Convertirte En Nómada Digital

Vale, ya has decidido dar el salto y convertirte en nómada digital, ¿como empiezas?

La independencia geográfica no es algo que se consiga de la noche a la mañana. En mi caso, ha sido un proceso de varios años. Como todo estilo de vida, consiste en una serie de decisiones valientes que poco a poco te llevan en la dirección correcta.

No te tomes esto como una secuencia que debes realizar a rajatabla, sino como una guía sobre lo que tienes que tener en cuenta para iniciar tu aventura nómada.

1. Encuentra una actividad que puedas vender

El primer paso es encontrar algo por lo que los demás estén dispuestos a pagar dinero. No todo vale. Tiene que ser una actividad que puedas realizar con tu portátil o tablet cómodamente.

Básicamente cualquier servicio digital o de información entra en esta categoría: programación, consultoría técnica, de negocio o cualquier otra, diseño, marketing, ventas, escribir, traducción, secretaría virtual… las posibilidades son ilimitadas.

Tal como está formulado, este paso puede parecer frívolo. En realidad, se trata de hacer algo que realmente te apasione, que te guste tanto que no lo consideres trabajo, y encontrar la manera de poder hacerlo desde cualquier parte del mundo.

2. Consigue una base de clientes

Convertirte en freelance, especialmente si vienes de ser empleado, es duro al principio. De repente, todo depende de ti: elaborar un currículum online, promocionar tus servicios, crear una imagen creíble como profesional y, sobre todo, conseguir clientes.

Además, tienes que encargarte de un montón de cosas que antes ni se te pasaban por la cabeza: marketing, administración, mantener el contacto con los clientes, etcétera.

Sin embargo, poco a poco se le va cogiendo el tranquilo. Un día, conseguirás tu primer cliente, después el siguiente, luego otro… Eventualmente, tendrás una cartera de clientes que te permitirá dar el salto y dejar tu trabajo, si es que no lo has hecho ya.

3. Deja tu trabajo

Para ser honesto, yo no esperé al paso dos antes de llegar al tres. Tenía bastante confianza en mis habilidades como programador, y mi capacidad para obtener clientes si trabajaba duro. También tenía un buen currículum online y un blog que me traía muchas visitas, y alguna que otra oferta de trabajo ocasional.

Así que en mi caso, me lancé a la aventura sin red. Tardé unos meses en conseguir mi primer cliente, pero cuando lo hice, la sensación fue indescriptible. Es algo que aumenta tu confianza en ti mismo y te hace crecer como persona y como profesional.

En tu caso, puede ser diferente. Puedes tener más o menos colchón económico, pero no esperes demasiado. Nunca va a ser el momento adecuado, ni vas a sentirte lo suficientemente seguro.

4. Crea una empresa que te permita trabajar allá donde estés

Ser autónomo en España era una trampa sin salida. Tener una empresa Española, pensando que tendría mejores condiciones a nivel de impuestos, de hecho empeoró mi situación. Para más INRI, la administración es un caos de sistemas obsoletos y aislados entre ellos.

Necesitas vivir en España, ya que -seamos honestos con nosotros mismos- el certificado digital Español no funciona para la mitad de las cosas. Al final, tarde o temprano necesitas ir físicamente a mil oficinas.

Solo un 0,02% de los trámites públicos se realizan con este soporte. Barreras, riesgos e ineficiencias lo explican

Posiblemente tu banco Español entrará en pánico si le dices que vas a hacerte residente fiscal en otro país. Por no hablar de contabilidades y tema impuestos e IVA, sujetos a una serie de normativas caducas e imposibles de entender para el común de los mortales.

Crear una empresa en Estonia cambió mi vida, y me permitió disponer de un marco legal desde donde viajar por todo el mundo. Una empresa Europea, que podía gestionar en remoto allá donde fuera. Sin preocupaciones, notarios, visitas a oficinas de hacienda, papeleos, o burocracia.

5. Deshazte de todo lo superfluo de tu vida

Ser nómada digital significa viajar y vivir solo con lo que cabe en tu maleta. No somos conscientes de todo lo que acumulamos a lo largo de los años hasta que nos toca deshacernos de ello.

Este es quizás el paso más difícil. Tras una vida de almacenar trastos, tendrás que hacer un análisis de lo que realmente importa, lo que es esencial para ti… y lo que puedes llevar contigo allá a donde viajas.

En este proceso se aprenden muchas cosas… de ti mismo, y de las personas cercanas a ti. Reducir tu vida a lo esencial es una de las experiencias más reveladoras por las que he pasado.

6. ¡Empieza tu aventura!

Cuando ya lo tengas todo listo, simplemente elige donde vas a empezar tu aventura. Hay una gran cantidad de opciones, algunas mejores que otras, para comenzar tu vida nómada.

Síguenos y en futuros artículos te contaremos de los que hemos visitado nosotros, los que recomendamos, y los que son más apropiados, económicos e interesantes a nivel de negocios para emprendedores y freelancers.

Conclusión

En este post explico de manera sencilla pero práctica qué es un nómada digital y cómo convertirte en uno. Éste proceso no es algo que se pueda hacer de la noche a la mañana.

Sin embargo, si sientes curiosidad por este modo de vida, sus ventajas y desventajas, en este artículo encontrarás respuestas a las preguntas básicas.